Los registradores han advertido de que en España resulta imposible identificar a los socios de una sociedad limitada, lo que supone un “agujero” para la lucha contra el blanqueo de capitales y dificulta las investigaciones sobre los oligarcas rusos. + Info en El Economista