Caer enfermo o ser víctima de un accidente conlleva siempre un quebradero de cabeza, pero la cosa se complica algo más cuando provoca que el trabajador tenga que hacer un parón y cogerse una baja. + Info en El Economista