Una sentencia del Tribunal Constitucional de finales del pasado año lo dejaba muy claro. Un sistema judicial eficiente –recoge ese fallo– tiene que gestionar su carga de trabajo y los retrasos, aunque esa deficiencia no sea imputable al órgano judicial. + Info en La Vanguardia