En su resolución, el tribunal europeo califica al repartidor (riders) como contratista independiente por cuenta propia, y, por tanto, no debe ser clasificado como trabajador. + Info en Expansión