El juzgado de primera instancia nº 72 de Madrid ha anulado una tarjeta de pago aplazado o «revolving» tras reconocer que las cláusulas estaban redactadas en un tamaño de letras inferior a 1,5 milímetros. + Info en Expansión