Mientras el Gobierno sigue sin consensuar una postura sobre qué hacer con la reforma laboral de 2012 o con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la OCDE ha tomado partido. + Info en El Español