La Administración ofrece a los contribuyentes los «días de cortesía», un periodo máximo de 30 días al año en los que Hacienda no podrá enviar notificaciones ni requerimiento tanto a pymes como a autónomos, con el fin de que puedan descansar. + Info en RRHH Digital