Desde el comienzo de su actividad, los autónomos se enfrentan a dos gastos fijos: los impuestos y las cotizaciones.  + Info en Autónomos y emprendedores