La contratación temporal de una mujer en avanzado estado de gestación no puede considerarse, en sí misma, un indicio de fraude o treta entre empresario y empleada para poder cobrar posteriormente el paro. + Info en Cinco Días