Entre 2003 y 2015, las firmas que usaron el inglés en sus anuncios se multiplicaron por diez, según la RAE. Los anglicismos invaden la oficina. + Info en Cinco Días