La DGT es un organismo extraño porque no tiene una partida en los Presupuestos Generales del Estado, PGE, sino que se autofinancia con las multas y tasas que cobra a los ciudadanos. + Info en El Confidencial