La nueva Ley Concursal prescinde de la figura del administrador concursal como obligatoria y tampoco exige el asesoramiento profesional jurídico. + Info en Expansión