Un juzgado de Valladolid, basándose en la llamada Ley Zerolo, recuerda que la nulidad de un cese por trato discriminatorio requiere la aportación de indicios por parte del empleado. + Info en El País