La Ley de Familias se centra en cuatro principios fundamentales: garantizar la protección social a las familias, establecer el derecho a la conciliación, reconocer la diversidad de estructuras familiares y proteger los derechos de los menores. + Info en RRHH