La propia normativa del IRPF no excluye expresamente a los administradores, por lo que las exenciones deberían ser aplicadas a cualquier rendimiento de trabajo. + Info en RRHH Digital