La tecnología avanza más rápido que el legislador, y la UE trabaja contrarreloj para ser el referente mundial de la robótica y adelantarse a potencias como EEUU o China. + Info en Expansión