Poco a poco, la inteligencia artificial, los robots, la realidad virtual y todas ellas orquestadas en un Internet de las cosas, están vaciando las empresas de personas. + Info en La Vanguardia