La inflación primero y las subidas de tipos de interés después han desvencijado el mercado de fusiones y adquisiciones de empresas, donde no falta interés, pero sí certidumbre para fijar el precio de los activos. + Info en La Vanguardia