La gran dificultad para la deducción de estos gastos es acreditar que el gasto en combustible está directamente relacionado con la actividad que el autónomo desarrolla de forma diaria. + Info en El Economista