Los datos y la propia percepción nos indican que estamos asistiendo a una auténtica ola de fraude digital que afectan a empresas y particulares en el dominio digital. + Info en Expansión