Los despachos españoles ven la educación como una apuesta clave en su estrategia de negocio. Por ello, han adoptado la estructura de los centros docentes y ofrecen una formación personalizada para cada tipo de abogado. + Info en Expansión