La situación de los becarios españoles es una de las peores de Europa, pues no solo su retribución es inferior a la del resto de países de la UE, sino que la ley no obliga a las empresas a pagarles un sueldo o compensación al contratarles. + Info en RRHH Digital