Hartazgo, hastío, tristeza, desazón… son sentimientos, hoy en día, muy comunes, tras un año de pandemia y pueden enquistar en los equipos de trabajo y provocar una disminución de la productividad, de la creatividad y el compromiso. + Info en RRHH Digital