Para la Agencia Tributaria, los errores de los contribuyentes son una fuente de ingresos, ya que el que se equivoca debe pagar las multas y recargos que le correspondan, aunque estas puedan ser suavizadas si el contribuyente reconoce rápidamente su error. + Info en Fiscal-Impuestos