El fuerte peso del comercio y la baja intensidad tecnológica de las empresas valencianas limitan la respuesta de la economía de la región ante la Covid-19. + Info en La Vanguardia