Las empresas fantasma son compañías sin activos ni operaciones comerciales, que funcionan para canalizar las transacciones de otras empresas. + Info en Emprendedores