El dinero en efectivo pasa por sus momentos de menor uso. Es una cuestión de práctica por parte de los ciudadanos, su utilización ha descendido un 17% desde 2019. + Info en El Economista