Es común que en vísperas de terminar el año, todavía muchos empleados dispongan de días de vacaciones laborables que no han podido o no han querido gastar hasta el momento. + Info en El Economista