Los contribuyentes, tanto personas físicas como empresas, han elevado en 450 millones de euros el aplazamiento de deudas sin garantía con la Agencia Tributaria. + Info en El Economista