El tribunal reprueba las expresiones usadas en el escrito del letrado, pero las enmarca en el «derecho de defensa», que permite más «beligerancia en los argumentos». + Info en Expansión