Los intereses de demora derivados de la actividad empresarial o profesional que se pagan a Hacienda son deducibles y deben ser considerados gastos de naturaleza financiera a los efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), tal y como se precisa en una sentencia del Tribunal Supremo, de 24 de julio de […]