Las mujeres embarazadas tienen derecho a un permiso por maternidad de hasta 16 semanas una vez nace su hijo o hija. Durante ese tiempo no se quedarán sin sueldo, ya que el Estado les garantiza el cobro de una prestación vigente hasta que termina la baja por maternidad. + Info en El Economista