La escalada de los precios en Europa afecta directamente al consumo de los ciudadanos, y lo hace en uno de los elementos más delicados: la comida. + Info en El Economista