La declaración del estado de alarma provocó una enorme incertidumbre económica. En esta vorágine, la abogacía siguió al pie del cañón. + Info en Cinco Días