La operación ha consistido en la reestructuración de varias compañías situadas en Norteamérica y en España, con el objetivo de racionalizar su estructura de propiedad, así como racionalizar el uso que se hacía de las marcas y nombres comerciales que titulaban la respectivas compañías, y la comercialización de sus productos y servicios de modo eficiente fiscal, jurídica y económicamente.

La reestructuración consistió en formalizar determinadas compraventas de participaciones y acometer aportaciones de participaciones a sociedades para, posteriormente, elaborar todos los contratos necesarios para regular minuciosamente las relaciones entre las diferentes entidades del Grupo, debiendo cumplir, además, determinada regulación sectorial y fiscal de Precios de Transferencia en las diferentes jurisdicciones afectadas.

La participación de la firma ha consistido en el diseño societario, mercantil, fiscal y laboral de las diferentes operaciones corporativas, así como en la determinación de la alocación de empleados en las diferentes sociedades y la elaboración de los contratos de prestación de servicios y de financiación entre las diferentes sociedades que conforman el grupo