La moratoria aprobada hasta final de año por el Gobierno para eximir a las empresas de la obligación de tener que presentar un concurso voluntario de acreedores en el caso de tener dificultades de pago amenaza con provocar una oleada de suspensiones de pago a partir de enero y bloquear los juzgados de lo mercantil. + Info en El Economista