Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas bajaron un 41,3% en el segundo trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2019. + Info en El Derecho