El Tribunal Supremo ha declarado por primera vez que la relación existente entre un repartidor y la empresa tiene naturaleza laboral y que los riders son falsos autónomos. + Info en Cinco Días