Cuando un trabajador se encuentra a disgusto en su empresa pero no tiene una alternativa en el horizonte puede optar por marcharse de forma voluntaria. + Info en El Economista