La incertidumbre a la hora de incorporar en los hogares un dispositivo como Alexa Echo, de Amazon, está en el temor de que pueda transformarse en un espía digital y facilite a terceros los datos de sus usuarios. + Info en Expansión