La pequeña y mediana empresa española tiene por delante un cierre fiscal en el que deberán presentar diferentes modelos ante las autoridades competentes. + Info en Cinco Días