La falta de una buena alimentación en el lugar de trabajo puede provocar que el rendimiento sea deficiente y se ralentice. Comer sano en la oficina es posible. + Info en RRHH Digital