El comercio paralelo generado por los daigou -personas que compran artículos en Occidente para venderlos en China- puede implicar violaciones de derechos de las marcas y crisis reputacionales. + Info en Expansión