Utilizar el correo electrónico laboral para uso personal podría suponer un despido. Por ello, cada vez más empresas elaboran normativas específicas para controlar el correo electrónico de sus trabajadores. + Info en RRHH Digital