La figura del autónomo es la que primero se nos viene a la cabeza, pero existen más alternativas, como la de crear una sociedad de responsabilidad limitada. + Info en Cinco Días