La Audiencia Nacional ve inconstitucionales los pagos a cuenta aumentados con los que las empresas financian al Estado, en vigor desde 2016 para recaudar 8.000 millones extra, y que siguen vigentes. + Info en Expansión