Los empleados españoles son, por detrás de los japoneses, los que ejercitan la creatividad con menor frecuencia en su entorno laboral. + Info en El Economista