La industria de la alta costura cotiza al alza en Oriente Medio y África del Norte, donde cada vez más jóvenes diseñadores apuestan por aunar modernidad y tradición en sus creaciones. + Info en El País