El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social va a elevar las sanciones previstas para los casos en que se detecten “falsos autónomos” que deberían estar empleados por la empresa, ya que se convertirá en una infracción grave sujeta a una multa que oscilará de 3.126 a 10.000 euros por trabajador. + Info en El Economista