El Tribunal Supremo reconoce a los notarios, por el mero hecho de serlo, legitimación para impugnar judicialmente la calificación registral. + Info en Cinco Días