Ser madre, vivir en el extranjero, quedarse en paro, tener una minusvalía o practicar un deporte son experiencias vitales a las que se puede sacar jugo a la hora de montar un negocio. Ayudan a encontrar nuevos nichos de mercado. + Info en Expansión