El cese de la movilidad no indispensable y el cierre de fronteras derivados de la crisis del coronavirus ha vapuleado al negocio de las viviendas dedicadas al alquiler turístico en España, haciendo que muchas se pasen al arrendamiento tradicional. + Info en Cinco Días